USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

ESPALDAMACETA Miedo al silencio

Bankrobber

Por Pablo Gil

ESPALDAMACETA, Miedo al silencio
 

Tantos años de mansedumbre han acostumbrado a nuestras orejas a identificar al cantautor español con un tutti frutti de arreglos bajos en calorías que recubren las seis cuerdas de la guitarra y las cuatro cuerdas vocales de la garganta. Ni los más grandes ni los heterodoxos, ni siquiera los freakies se han rebelado contra el que fuera canon cantautoril hasta principios de los años ochenta. Por eso las canciones de Espaldamaceta suenan añejas, aunque traten sobre el aquí y el ahora. Su aquí y su ahora, en concreto. Los de un profesor de colegio de Tarragona que, tan fan de Silvio Rodríguez y Leonard Cohen (de quien adapta aquí, en castellano y catalán, “The Partisan”, con Maria Rodés) como de Radiohead y U2, canta sobre sentimientos, miedos y malos rollos con una intimidad brutal y una doliente parsimonia.

De fraseo afectado y voz con un poco de falsete, arrastra las vocales como una marca de estilo y toca la guitarra sin alardes, con una contención que redobla la importancia de la narrativa. El ambiente atrapa, aunque este segundo álbum –producido por Arnau Vallvé, batería de Manel– no le saca de lo prometedor: aún le falta magia en las melodías y riqueza en las letras, que se asientan en emociones sinceras aunque están articuladas con palabras, a veces, sin pegada. Con todo, un ejercicio valiente y convincente.

Etiquetas: 2010
Arriba