USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2019)

ESTRELLA FUGAZ Un sendero fluorescente

Caballito
ESTRELLA FUGAZ, Un sendero fluorescente
 

Antes Lucas Bolaño publicaba discos con el nombre de ELM, pero ahora ha decidido llamarse Estrella Fugaz. Este Juan Palomo colabora con distintas bandas, entre las cuales está la nunca bien ponderada La Estrella de David. En este nuevo debut, David Rodríguez le devuelve el favor tocando el bajo y colaborando a los coros (como Soleá Morente), pero lo hace casi todo él, y muy bien. Estrella Fugaz y La Estrella de David tienen muchos más puntos de contacto que el nombre, tanto en música como en letras, aunque oyendo “Un sendero fluorescente” me viene más a la cabeza “La transición” (2006), el disco de Beef, el anterior grupo de David).

Las letras transmiten muy bien esa extraña mezcla de miedo, desencanto y –pese a todo– esperanza en el futuro de cuando ya eres padre (una de las canciones se llama “La parte oscura de la crianza”) y te acercas peligrosamente a los 40: de golpe, te das cuenta de que te has hecho mayor y de que el mundo es un lugar inhóspito, pero donde resistir y luchar merece la pena.

Dicho esto, el disco se abre con una canción llamada “Alegría” y está salpicado de referencias pop nostálgicas –como en “La ciencia ficción”– que te hacen sonreír de oreja a oreja. La música también se mueve entre lo bonito, agradable y familiar y momentos más oscuros y angustiosos, como la vida misma. Y sí, también hay genialidades como “La revolución será de pago” (“Lunes pégame, viernes págame”), con la que hasta Gil Scott-Heron estaría de acuerdo si levantara la cabeza. Esperemos que tan fugaz no sea.

“La revolución será de pago”.

Etiquetas: 2010s, 2019, indie pop, lo-fi, Madrid, pop
Arriba