Cargando...
 

ÁLBUM (1994)

FAMILY Un soplo en el corazón

Elefant
FAMILY, Un soplo en el corazón
 

Uno de los discos más hermosos del pop español. Las canciones soñadas por Javier Aramburu se hicieron realidad en un álbum para el recuerdo. “Un soplo en el corazón” traspasó épocas y se quedó a vivir entre nosotros para siempre. Esta es la crítica que se publicó en julio de 1994 en la revista, escrita por Nando Cruz. Considerado el número 1 entre los mejores álbumes nacionales de 1994 en el Rockelux 115 (empatado con el “Moor Room” de Cancer Moon), sus letras y melodías dieron origen a una leyenda romántica que, lamentablemente, no tuvo continuación. También fue escogido el número 1, mejor disco español de los noventa, en el extra con los  CDs imprescindibles de esa década. Y ocupó el puesto 16 en la lista de los mejores álbumes nacionales del siglo XX que apareció en el Rockdelux 223 con motivo del veinte aniversario de la revista. Debajo puede escucharse “Nadadora”, el tema más emblemático de “Un soplo en el corazón”: sencillo pop electrónico cargado del sentimentalismo mágico característico de los mundos de Family. Fue designada canción de la década de los noventa por Rockdelux en septiembre de 1999.

A pesar de no comulgar en exceso –en absoluto, seamos claros– con la nueva ola de ñoño-pop que se reúne en el local de ensayo para establecer normas de conducta y decidir que nunca tocarán una guitarra acústica en directo porque es “superpretencioso”, hay que rendirse ante el último vástago de la hornada donostiarra. Javier Aramburu (diseñador brillante y egoísta, se ha reservado la joya del año para su CD) e Iñaki Gametxogoikoetxea se muestran sobrados de talento como letristas: “Nadadora” es ya una cima del pop contemporáneo, “La noche inventada” es la canción de las mil imágenes, la canción del videoclip imposible. Ingenio y visión de conjunto tampoco les falta: esta suerte de pop tecno-acústico minimalista que roza tangencialmente a Duncan Dhu (“El bello verano”) y a OBK (“Como un aviador”) sale aún más reforzado tras el envite. Y a eso se le llama genio.

Un soplo en el corazón” es una obra exquisita: visualmente (incluso al tacto), en su concepción, producción –los Estudios Vulcano han equilibrado la difícil dicotomía entre melodía y técnica convirtiendo a Family en una especie de David, si New Order aceptasen ser Goliath– y, claro está, en su composición (¿tanto cuesta imaginar a las Supremes cantando “Viaje a los sueños polares”?). La voz de Javier es, efectivamente, misteriosa y emocionante, sin edad ni físico imaginable. Javier Aramburu podría ser un androide y las cajas de ritmos, un ramo de rosas, porque con este disco uno pierde la noción de lo humano y lo mecánico, lo escapista y lo terrenal. “Un soplo en el corazón” es un disco para reír y llorar el resto de tu vida.

“Nadadora”.

Arriba