USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2009)

FEVER RAY Fever Ray

Rabid-V2-Nuevos Medios
FEVER RAY, Fever Ray
 

Mientras su hermano Olof, el otro cincuenta por ciento de The Knife, recoge sonidos en el Amazonas para la banda sonora de una ópera en tributo al siglo y medio de “El origen de las especies”, un score que firmarán The Knife, Karin Dreijer Andersson publica su primer disco en solitario bajo un nuevo y, claro, misterioso alias: Fever Ray. Todo lo que rodea a los Dreijer sigue siendo un enigma. “Fever Ray” contiene todo el misterio del “Silent Shout” (2006) de The Knife –el salto del dúo sueco del synth-pop retroactual al synth-pop de vanguardia y en colisión techno–, quizá más: es un disco más crudo, despojado, raro, oscuro, sin escapadas a la pista de baile bajo el signo de Plastikman.

“Si tuviera un corazón podría quererte”, canta Karin en un single (“If I Had A Heart”) en el que ya reconoce su condición de alienígena. Como en “Silent Shout”, su voz no siempre es humana: se distorsiona en formas imposibles para adquirir rasgos masculinos, o mejor, propios de una criatura de Cthulhu. Karin dialoga con esa versión lovecraftiana de sí misma, hace armonías con ella, sobre un lecho de sintes intensos que cruzan zumbidos y ritmos de procedencia ignota y sobrenatural. Contado así, da miedo, pero hay que advertir que los escalofríos que provoca son sobre todo de emoción: la magia melódica –con ecos de Kate Bush en “Dry And Dusty” y “Seven”– persiste a lo largo de todo el álbum y crea una experiencia adictiva en toda regla. Con el “Merriweather Post Pavilion” de Animal Collective, el mejor álbum en lo que llevamos de año.

Etiquetas: 2009
Arriba