×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

FEVER RAY Plunge

Rabid-[PIAS] Ibero América
FEVER RAY, Plunge
 

Ocho años después de su primera aventura en solitario, Karin Dreijer (ahora, según parece, sin el Andersson) se viste de nuevo de Fever Ray para un segundo álbum que conecta más con la ocasional euforia techno y la progresiva politización de The Knife que con aquella obra maestra de electropop gótico llamada “Fever Ray” (2009).

Hay puentes con ese contenido y estilizado primer disco, como los medios tiempos “Mustn’t Hurry” (muy Depeche Mode) y “Red Trails”, en la que ayuda al embrujo el violín de Sara Parkman. Pero “Plunge” es un disco entregado al éxtasis, a la visceralidad, en lugar de a la circunspección o la sesión de hipnosis tranquila. Una apertura tan impactante como “Wanna Sip” está ahí para marcar distancias respecto al pasado: producción de apuntes rave (aquí regresa su antiguo aliado The Subliminal Kid), voces menos guturales que agudas y frontales... Pura sangre. Más adelante, “IDK About You” sorprende con su ritmo kuduro (fruto de su alianza con la productora portuguesa Nídia), mientras que el single “To The Moon And Back” conduce, sí, hasta la Luna con sus contagiosos arpegios de sintetizador y letras que dan ganas de corear bien alto.

Es lo más pop de “Plunge”, pero es fácil dudar de que vaya a sonar en muchas radios mainstream. Al fin y al cabo, su línea más memorable es ese grito de “I want to run my fingers up your pussy!”. Si “Fever Ray” hablaba de maternidad y muerte, “Plunge” gira sobre todo en torno al deseo queer, exhalado en forma de explicit lyrics antaño impensables en la generalmente metafórica Dreijer. El elemento político señalado al principio se trenza con los elementos sexuales y amorosos: la rabiosa “This Country” es una llamada a una Suecia con “abortos libres / y agua limpia”, y “A Part Of Us”, la historia complicada de una pareja que sabe que “lo que somos / llama aquí la atención como no debería”. Lo personal y lo colectivo se entrelazan con fuerza en un disco de sonidos todavía alienígenas, pero de palabras apegadas a las realidades más comunes.

“To The Moon And Back”.

Arriba