USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIONES (2011)

FRANK SINATRA All Alone / Softly, As I Leave You / My Kind Of Broadway / A Man And His Music / Moonlight Sinatra / Francis A. & Edward K.

Universal

Por Barracuda

FRANK SINATRA, All Alone / Softly, As I Leave You / My Kind Of Broadway / A Man And His Music / Moonlight Sinatra / Francis A. & Edward K.
 

Universal, propietaria del catálogo de Frank Sinatra, ha reeditado seis nuevos álbumes situados justo después de que el artista abandonara Capitol y que abarcan toda la década de los sesenta. No se trata de ninguna edición lujosa –los discos van sueltos y con exigua información–, pero no son archiconocidos y el sonido remasterizado es excelente. Las ganas de escucharlos deberían ser irrefrenables.

“All Alone” (1962) es una colección de baladas con empalagosos arreglos de cuerda y coros angelicales. Sinatra se deja llevar por la batuta caramelizada de Gordon Jenkins alcanzando niveles de melaza excesivos. Solo la altura de temas como “Remember” y “The Song Is Ended”, de Irving Berlin, que actúan de pastillas antidiabéticas, consiguen hacer más digestible el dulce.

Sonny Burke y Jimmy Bowen produjeron “Softly, As I Leave You” (1964). Grabación irregular donde conviven temas sosos como “Emily” con muestras de imperial swing, tipo “Come Blow Your Horne” y, sobre todas, “Here’s To The Losers”, del arreglista Marty Paich. En ella aparece el gran Sinatra de siempre, aquel que ataca las notas con una firmeza sin igual, borda las frases y termina con unos agudos de barítono majestuosos. De loser, nada. Auténtico winner.

“My Kind Of Broadway” (1965) no engaña a nadie con su título. Se trata de un viaje por un puñado de musicales que alguna vez estuvieron instalados en la avenida más conocida de Manhattan. La estupenda “Nice Work If You Can Get It”, de “Damsel In Distress”; una juguetona “They Can’t Take That Away From Me”, incluida en “Shall We Dance”; la trepidante “Hello, Dolly!”, con guiño final a Louis Armstrong, o “Luck Be A Lady”, de la enorme obra de Frank Loesser “Guys And Dolls”... son billetes directos al corazón de Broadway. El paseo no puede ser más regocijante.

 
FRANK SINATRA, All Alone / Softly, As I Leave You / My Kind Of Broadway / A Man And His Music / Moonlight Sinatra / Francis A. & Edward K.

Perlas de los sesenta del hombre que fue voz. El paseo no puede ser más regocijante. Foto: Phil Stern

 

Por problemas de derechos con Columbia y Capitol, Sinatra regrabó la mayoría de canciones de “A Man And His Music” (1965), una compilación que ganó el Grammy. Treinta y dos temas en un doble CD que se inicia con gemas de su época como cantante de la orquesta de Harry James (“All Or Nothing At All”) y también de la de su maestro Tommy Dorsey. A este singular pasado pertenecen “I’ll Never Smile Again”, su primer gran éxito, o “I’ll Be Seeing You”, un monumento al buen gusto. Sinatra no solo volvió a grabar los temas, sino que los presenta justo antes de las primeras notas. Esa es la gracia principal de la antología.

En 1954, la carrera de Sinatra había tocado fondo. Su contrato con Columbia expiró y ninguna compañía seria quería colocarlo. El éxito del filme “De aquí a la eternidad” (1953) le volvió a poner en órbita y Capitol lo contrató. Aquí, con la ayuda de Nelson Riddle, comienzan sus años dorados, reflejados también en la recopilación. Para no aburrir solo citaré tres pilares de esa época: “Come Fly With Me”, “How Little We Know” y “Young At Heart”. Platino puro. Para el “Fly Me To The Moon”, que canta iluminado por Count Basie And His Orchestra, sobran las palabras. Un resumen colosal.

Nelson Riddle, el culpable de su resurgimiento, lo fue también de los arreglos de un monográfico dedicado a la luna llamado “Moonlight Sinatra” (1966). Una cuidada selección de delicadezas lunares como “Moonlight Serenade” y “The Moon Was Yellow (And The Night Was Young)”. Una preciosidad para escuchar, cómo no, a la luz de la luna llena.

El 12 de diciembre de 1967, en un estudio de Hollywood, se celebró el aniversario de Francis Albert Sinatra y el final de la grabación de “Francis A. & Edward K.” (1968), la histórica colaboración entre Sinatra y Duke Ellington bajo la supervisión de Billy May. Primoroso, estratosférico, son adjetivos demasiado simples para definir este prodigio fabricado por dos superdotados. Esas trompetas que te llevan al Cotton Club de “I Like The Sunrise”, los punteos pianísticos de “Follow Me”, la clase de canto de “Poor Butterfly” o el clásico del mexicano Álvaro Carrillo “Se te olvida (la mentira)”, rebautizado como “Yellow Days”, son cimas que solo logran los privilegiados. Glorioso.

Desde estas humildes líneas ruego a los señores de Universal que profundicen en su catálogo y nos regalen más perlas del hombre que nació en Hoboken. Nuestra alma lo agradecerá eternamente.

“Remember” (de “All Alone”).

“Here's To The Losers” (de “Softly, As I Leave You”).

“Nice Work If You Can Get It” (de “My Kind Of Broadway”).

“Fly Me To The Moon” (de “A Man And His Music”).

“Moonlight Serenade” (de “Moonlight Sinatra”).

“I Like The Sunrise” (de “Francis A. & Edward K.”).

Arriba