×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

FUCKED UP David Comes To Life

Matador-Popstock!
FUCKED UP, David Comes To Life
 

Por desgracia, la inmensa mayoría de discos te permiten hacer otras muchas cosas mientras los escuchas. Otros, te impiden hacer nada más que escucharlos, pero en cuanto se acaban puedes seguir a lo tuyo. Con Fucked Up todo esto no pasa. Y muchísimo menos con su tercer disco. “David Comes To Life” es doblemente extenuante: por sus casi ochenta minutos de duración y por su conocida afición por el calambre sostenido y el alarido al borde del colapso.

Los recitados berreados de Pink Eyes sitúan al sexteto de Ontario en una dimensión cercana al rock americano de The Hold Steady, el furibundo indie rock de Titus Andronicus o el punk politizado de Against Me! Y si la estructura de este álbum conceptual te retrotrae al “Zen Arcade” de Hüsker Dü tampoco es casual. Fucked Up es un grupo de hardcore que se esfuerza por alejarse del rebaño y presentar algo más fuerte, más grande y más serio que el resto. No los arrimen con el resto de revisionistas del indie rock de los años ochenta. A su lado, la mayoría palidecerán de vergüenza y anemia. Tres guitarristas, un aparato eléctrico digno de Leatherface y Mission Of Burma, dieciocho canciones, una historia de amor y terrorismo... Como viene siendo habitual, estos seis canadienses juegan al límite para dejarte doblemente planchados. Y este disco debiera destacarlos definitivamente por encima de sus coetáneos. Explosivo e incendiario, no deja prisioneros.

“Queen Of Hearts”.

Arriba