USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2009)

GARY NUMAN The Pleasure Principle (30th Anniversary Edition)

Beggars Banquet-Popstock!
GARY NUMAN, The Pleasure Principle (30th Anniversary Edition)
 

A sus 21 años, el británico Gary Numan obtenía, al frente de Tubeway Army, su primer número 1 en su país con “Are ‘Friends’ Electric?”. Paradójicamente, aquel hit marcaba el final del grupo y mostraba lo que Numan ya estaba gestando en solitario. Solo unos meses después se encerraba en el estudio con Paul Gardiner, su bajista habitual, y con Cedric Sharpley (batería) y Chris Payne (teclados y viola), para concebir un primer álbum en solitario bajo un prisma revolucionario. “The Pleasure Principle” (1979) era pop eludiendo, al mismo tiempo, las estructuras de la canción convencional y evitando las guitarras. Su protagonismo era sustituido por el aplastante sonido de sintetizadores Moog intervenidos por diversos pedales de efectos, la rítmica oscura de bajo y batería y el extraño contrapunto de la viola. Al tiempo, Numan cantaba con la mayor neutralidad posible reflexiones futuristas sobre la confusión de identidad entre hombre y máquina, creaba un nuevo fetichismo gélido que, en temas como “Cars” (el single número 1 que sucedió a “Are ‘Friends’ Electric?”), entroncaba con J. G. Ballard.

En realidad, era el puente perfecto entre los hallazgos de Kraftwerk y el tándem David Bowie-Brian Eno y el synthpop que, con Ultravox, Depeche Mode y Human League, coparía las listas de éxitos en los primeros ochenta. Además, está bien acreditada la influencia de temas como “Films” en los orígenes del hip hop. “The Pleasure Principle”, sin lugar a dudas la gran obra maestra de Numan, es un ente uniforme y bastante aislado de su trabajo posterior (en su siguiente álbum, “Telekon”, de 1980, volvería a utilizar guitarras), cuyos diez cortes son irresistibles obras de arte pop sintético y belleza fría. El CD extra los vuelve a incluir en tomas demo junto a cuatro instrumentales inéditos procedentes de las mismas sesiones y una curiosa versión sintetizada de “Gymnopedie Nº 1”, de Erik Satie.

“Cars”.

Arriba