×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

GAS Rausch

Kompakt
GAS, Rausch
 

Definir con el lenguaje natural lo inaprensible. El problema se agrava cuando los referentes se evaporan o, peor aún, cuando ni siquiera se muestran. El caso de Gas no es tan extremo, es decir, su música no es tan “original”. Pero se acerca a lo que en literatura se denomina lenguaje “autotélico”: su finalidad se encuentra en él mismo más que en lo que cuenta. Es verdad que existen Brian Eno y el minimal techno, del que Wolfgang Voigt fue protagonista destacado. El alemán también da cabida a referencias como la mitología germana, Goethe, Nietzsche, Mahler, los Hermanos Grimm y el “bosque oscuro de mi alma interior”. Ese que de nuevo aparece en la portada de “Rausch”, segundo álbum tras la larga hibernación de Gas.

Un lugar íntimo engullido esta vez por algún rincón lynchiano más oscuro todavía. Intoxicación, resaca, mona, frenesí...: todo esto significa el título de un álbum donde un parsimonioso 4x4 va ocupando el espacio sonoro que Voigt compone a base de resonancias wagnerianas (gloriosa la obertura del primer tema), cuyo propósito no es otro que la representación dionisíaca de un estado mental. En esto se diferencia del ambient: la voluntad de imaginar se impone al abandono contemplativo. Inevitable, infinita, inasible, entre líneas, legendaria. Life is a gas.

“Rausch 1”.

Arriba