USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

GAZ COOMBES World’s Strongest Man

Hot Fruit-Caroline-Music As Usual
GAZ COOMBES, World’s Strongest Man
 

Cansado de buscar al frente de Supergrass la fórmula de la eterna juventud, el peterpanesco Gaz Coombes quiere dar el estirón de golpe y entregarse a las bondades del pop adulto sin que la cosa acabe en estropicio. Una estrategia que ya empezó a tantear desde diferentes flancos con “Here Comes The Bombs” (2012) y “Matador” (2015), y que busca rematar ahora con “World’s Strongest Man”, nuevo trabajo en solitario que, asegura, llega fuertemente marcado por Frank Ocean, el hip hop, la masculinidad y Neu! Una tacada de referencias aparentemente irreprochables que, sin embargo, el de Oxford difumina y hasta cierto punto malbarata en cuanto empieza a echar mano de los Radiohead de toda la vida (“Slow Motion Life”, “Deep Pockets”) o se pasea sin disimulo por los dominios de U2 y Richard Ashcroft.

Es ahí donde el hip hop y el pop barroco, agua y aceite de una producción en la que los elementos se tocan pero no llegan a mezclarse, marcan el rumbo mientras Coombes se olvida de anudar unas canciones que lo mismo se le escapan hacia la orilla del folk-soul flotante (“Oxygen Mask”) que se enrocan en la tragedia pop (“Wounded Egos”) o a las que se aplica poco más que una mano de pintura funk del gastado chasis del britpop (“Walk The Walk”). “The Oaks”, con su imaginativa base y su tensión atmosférica, invita a pensar que quizá Coombes sí sabe lo que se hace, pero entonces aparece “Vanishing Act”, con su rock ramplón a cuestas, y crece la sospecha de que su ambición supera con creces a sus capacidades.

“The Oaks”

Arriba