×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

GENTE JOVEN Glub Glub Glub

Acuarela
GENTE JOVEN, Glub Glub Glub
 

Lejos de contentarse con haber hecho de “Casa de Socorro” (2015) un planeta en sí mismo, el retorno de Gente Joven parte de un nuevo avistamiento poblado por hitos del calado de “Todos los peces olvidan lo mismo” o “Memorias de mis patos tristes”. Cortes de tal entidad difuminan cualquier clase de reminiscencia pasada, ya sea The Cure o el Sr. Chinarro de “El porqué de mis peinados” (1997). Y más ante la innata facilidad de Fernando de la Flor para visualizar cuadros melódicos de tintes animados, que alcanzan el súmmum en la ballena de “A flote”, avanzando sobre un manso crepitar acústico.

Para esta ocasión, los leoneses se han esmerado en modelar la atmósfera a través de un juego de contrastes mínimo, siempre abrigado bajo una concepción del tono neutro paralela a la idiosincrasia de Young Marble Giants o Family, aunque desde un prisma más sideral del tono electroacústico. Palabras mayores.

Gente Joven empujan cada detalle por un tobogán hacia el recuerdo perenne. El teclado final de “Gigantes y gigantillos”, ese pájaro de mal agüero que anida en “El guardián”, el efecto fibroso de cada pequeña inflexión percusiva. “Glub Glub Glub” es un tesoro que debería ser preservado con celo en los altares del pop patrio.

“A flote”.

(Se puede escuchar el álbum completo aquí)

Arriba