×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

GIANT GIANT SAND Tucson

Fire-Popstock!
GIANT GIANT SAND, Tucson
 

Incluso viendo cómo Howe Gelb sale airoso de todos los entuertos en los que se mete, ya sea ese bis a bis con el flamenco o manejando por carreteras aún más secundarias su carrera en solitario, es imposible no arquear ligeramente una ceja tras descubrir que Giant Giant Sand, el nuevo proyecto del llanero solitario de Arizona, viene presentado como una ópera country-rock. La prevención, sin embargo, desaparece en los primeros compases de la suave cadencia de “Wind Blow Waltz” y ya no vuelve a asomar la cabeza en este trabajo en el que Gelb, acompañado por algunos de los músicos que han formado parte de Giant Sant en la última década y de otros recién aterrizados en la banda, reformula una vez más los cánones de la música norteamericana en este viaje que no solo cruza la frontera mexicana, sino que se adentra en Latinoamérica para enriquecer un poco más el rock sureño.

Habrá quien eche de menos, en esta suerte de disco conceptual sobre un tipo que se lanza a la carretera en busca de nuevos amores y se acaba tropezando con una cárcel mexicana, a los Giant Sand más esquinados y espinosos (que tampoco: ahí están, por ejemplo, las desérticas y polvorientas “Undiscovered Country” y “Slag Heap”), pero a cambio Gelb ofrece el que probablemente sea el más completo retrato de su penúltima reencarnación musical. Así, en “Tucson” hay bullanga y frontera (“Forever And A Day"), country-rock de carretera y factura impecable (“Detained”, “Lost Love”), medios tiempos derretidos al calor del desierto (“Not The End Of The World”, “The Sun Belongs To You” y la deliciosa “Out Of The Blue”) y una voz que lo mismo le canta a Tom Waits que le susurra al soul y con la que Gelb se resitúa, una vez más, como uno de los grandes del rock americano.

“Not The End Of The World”.

Arriba