USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

GIRLS Father, Son, Holy Ghost

True Panther Sounds-Fantasy Trashcan-[PIAS] Spain
GIRLS, Father, Son, Holy Ghost
 

Esta es la belleza verdadera. Estas son las heridas que deja el verdadero amor. El debut de Girls, “Album” (2009), venía envuelto de un jugoso y aciago contexto personal –por si no recuerdan: sectas, abusos, drogas– y nos maravilló por la inaudita capacidad de Christopher Owens para tornar ese espinoso material en un esponjoso pop lo-fi. La rara magia y la profunda emotividad de aquel disco parecía obra al tiempo de la inspiración y las entrañas, una combinación casi imposible de repetir. El EP “Broken Dreams Club” (2010) vendría a corregir ese error de percepción, y este segundo álbum debe servir para celebrar que, más que una feliz serendipia, estamos ante un talento de gran calibre, alguien que ha asimilado el canon del rock para hacerlo suyo, pervertirlo, desnaturalizarlo y regurgitarlo bello y desnudo, hecho a su imagen.

Pero si en aquel primer gran disco el factor lo-fi parecía clave para dotar de sentido la táctica, Girls demuestran aquí que la ambición no enjuaga el talento, y el dúo que completaba Chet White se amplía ahora a un quinteto rebosante de recursos compositivos con los que adornar la sufriente lírica de Owens. Así, oiremos aquí, enmarcados en un perfecto diseño de producción, coros femeninos de sentido soul, melodías Motown, órganos de rock clásico y largos solos de guitarra de los que se enorgullecería Jimmy Page. Y, sin embargo, Girls seguirán sonando cercanos, sinceros, descarnados. Tan reales.

“Alex”.

Arriba