USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

GORILLAZ The Fall

Parlophone-EMI
GORILLAZ, The Fall
 

Quizá a los acérrimos de Blur les parezca exagerado, pero creo que con los discos de Gorillaz y The Good, The Bad And The Queen, Damon Albarn ha cubierto su década más fértil y personal. Con esa curiosidad por las nuevas tecnologías y esa obsesión por explorar otras latitudes y formas de presentarse en escena, Albarn es hoy al britpop lo que David Byrne fue al punk neoyorquino; un voraz punto de fuga que, además, nunca ha perdido de vista el norte pop y siempre ha aportado repertorios interesantes.

“The Fall”, grabado durante treinta y dos días de la gira norteamericana de Gorillaz, no será el mejor disco del Albarn post-Blur, pero sí corrobora su nivel de inspiración y su capacidad para concretar ideas. Lo ha compuesto con un iPad (y una veintena de aplicaciones) y un puñado de sintetizadores. Al ofrecerlo inicialmente en descarga gratuita a finales de 2010, cabría esperar una chiquillada tecnológica, pero también aquí Albarn maneja esas melodías entre oníricas y melancólicas que impregnan todo lo que canta y que, al final, se han convertido en su principal seña de identidad.

Entre eso y el abanico de perezosos ritmos sintetizados y tiernas melodías analógicas, Gorillaz vertebran un viaje por un paisaje dulcemente posapocalíptico, unos Estados Unidos entre brumas multicolor. Y así nacen canciones inimaginadas en cualquier otro grupo: “Bobby In Phoenix” (emotivo soul sideral con la voz de Bobby Womack), “Little Pink Plastic Bag” (de sedoso y negrísimo flow), “Hillbilly Man” (cazallera y coreable) y tantas otras. Ni siquiera un disco menor y seudoficial de Gorillaz debe ser considerado un disco menor.

“Bobby In Phoenix” (con Bobby Womack).

Arriba