×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2013)

GRANT HART The Argument

Domino-[PIAS] Iberia & Latin America
GRANT HART, The Argument
 

A la hora de coleccionar halagos y palmaditas en la espalda, Grant Hart siempre ha tenido menos fortuna que Bob Mould, su exsocio en Hüsker Dü. Algo así como una versión punk del criar la fama y cardar la lana que el cabecilla de Nova Mob pone ahora en cuarentena dando un nuevo volantazo a su errática carrera y firmando un Señor Disco que trasplanta el espíritu aventurero y expresionista de “Zen Arcade” (1984) a un nuevo tapiz repleto de bordados clásicos, estilos contrahechos y canciones vestidas con lo justo. Nacido tras una serie de catastróficas desgracias –y ahí entran desde la muerte de sus padres hasta el incendio de su casa–, “The Argument” se inspira en “El paraíso perdido” de John Milton para dialogar sobre el bien y el mal mientras Hart se disfraza, según el caso, de crooner crepuscular, rockero clásico, glamrocker de los setenta, ruidoso punk y artesano del pop en una veintena de canciones de las que se aprovechan hasta los silencios.

“The Argument”, es cierto, tiene algo de vomitona creativa, de vaciado salvaje ante la hoja en blanco, pero sobre todo tiene un aroma de clásico casual, de canciones sentidas y magulladas que lo mismo exhuman el gozo de Buddy Holly –maravillosa “Letting Me Out”– que escancian un poco de sal en la herida del punk –“Glorious”–, toman impulso desde el pop de los sesenta –“I Am Death”– o acaban abrazando las odiseas espaciales de Bowie –“Is The Sky The Limit?”– y el cabaret pop de los Kinks –“Shine, Shine, Shine”–. Una explosión de genio en bruto que, sin duda, aporta un argumento de peso para reexaminar el lugar que la historia del pop le ha reservado a Hart y que podría resumirse en esa sencilla y desarmante delicia pop que es “Underneath The Apple Tree”.

“Letting Me Out”.

Arriba