×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

GREGG ALLMAN Low Country Blues

Rounder-Universal
GREGG ALLMAN, Low Country Blues
 

Únicamente hay dos productores (dejamos fuera a Rick Rubin, una vez exprimida la teta Cash, y a Jack White, demasiado verde aún) capaces de recuperar las carreras de artistas que antaño fueron grandes y luego cayeron en el olvido o, peor aún, en la mediocridad: Joe Henry y T Bone Burnett. A este último le sonó la flauta con la operación rescate de Robert Plant en “Raising Sand” (2007), junto con Alison Krauss, y ahora tiene la oportunidad de volver a hacerlo con Gregg Allman. Hasta ahora, la carrera en solitario del cantante de The Allman Brothers Band era bastante decepcionante, y su último trabajo, “Searching For Simplicity”, se remonta a 1997. Para relanzarlo, Burnett podría haber recurrido a la fórmula fácil del allstars a golpe de talonario; en su lugar, lo ha acompañado con una banda que vale un potosí, integrada por Dr. John al piano (acreditado con su nombre real, Mac Rebennack), Doyle Bramhall II a la guitarra, y por la sección rítmica del bajista Dennis Crouch y el batería Jay Bellerose, reforzados por metales en algunos temas.

Con un sonido clásico, aunque sin ser retro, y con una excelente forma de voz, en “Low Country Blues” Allman se enfrenta a una colección de versiones de temas oscuros de bluesmen como Sleepy John Estes, Junior Wells, Skip James, Muddy Waters, B.B. King, Magic Sam y Otis Rush. En otras manos, se podía haber convertido en un ejercicio a lo Joe Cocker con músicos mercenarios y una producción pacata, pero el buen gusto de Burnett lo eleva a cotas de alta creatividad. Por citar solo algunos ejemplos, el cantante de larga melena rubia y tatuajes se sale en el blues chasqueadedos de “Little By Little”, el slow “Devil Got My Woman” (con el dobro de Colin Linden), el brillante blues-soul “Blind Man”, la excepcional balada cincuentera “Please Accept My Love” y el country-blues “Rolling Stone”. Un retorno, este sí, verdaderamente grande.

“Blind Man”.

Arriba