×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2016)

GREGORY PORTER Take Me To The Alley

Blue Note-Decca-Universal
GREGORY PORTER, Take Me To The Alley
 

El encanto infalible del cantante Gregory Porter permanece impoluto en su cuarta entrega y segundo álbum para Blue Note. Con su sofisticación habitual, entre la ternura poética y la vehemencia de un predicador, lleno de soul y envuelto en mullidos arreglos de smooth jazz. Entre ellos, destaca la trompeta de Keyon Harrold, que brilla con sordina en la apertura “Holding On”, en una versión deep at heart muy diferente de la que grabó con Disclosure en el tema estrella de su último disco, “Caracal” (2015). El otro single, “Don’t Lose Your Steam”, está en cambio cargado de ritmo y funk, muy en la escuela de Stevie Wonder, con un gran trabajo de la sección de metales y el órgano groove de Ondrej Pivec.

En la espiritual balada titular tiene un papel destacado la joven promesa Alicia Olatuja, dándole la réplica vocal. Otros momentos destacados son “In Fashion”, con fraseos en scat y la melodía dirigida por el staccato pianístico de su director musical Chip Crawford, y un “Don’t Be A Fool” bañado por completo en el agua bendita del góspel y coronado por un exuberante solo de saxo tenor cortesía de Tivon Pennicott.

Los temas más jazzísticos en el sentido clásico del término, “Fan The Flames” y “French African Queen”, con hard bop, improvisaciones y solos, están ubicados al final de un álbum –en el que se nota la mano maestra de su inseparable productor Kamau Kenyatta– con composiciones inspiradas por su hijo de 3 años Demyan y su madre, Ruth Porter, a la que dedica la sentida balada “More Than A Woman”, con una mayúscula línea de contrabajo de Aaron James. Su voz de terciopelo brilla también en los temas lentos, como en el afligido “Insanity” o en un “Consequence Of Love” que le permite incidir en uno de sus temas favoritos: el poder del amor, aunque sea irracional.

“Holding On”.

Arriba