USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

GRIMES Visions

Arbutus-4AD-Popstock!
GRIMES, Visions
 

“Visions” es, entre otras muchas cosas, todas bellas, el disco que muchos queríamos de Claire Boucher. “Geidi Primes” (2010), “Halfaxa” (2010) y el split con d’Eon “Darkbloom” (2011; el disco de “Vanessa”) hablaban de una cantante-compositora-productora con estilo propio, entre cándido, sexuado e inasible, pero se perdían ligeramente en una cierta autoindulgencia. Aquí, Grimes todavía suena como una chica perdida en su habitación con sus melodías y beats –y que nunca deje de hacerlo–, pero la abstracción nunca deja de ser disfrutable y las composiciones, o los esquivos esqueletos de composición, resultan especialmente pegajosas.

Quien se queje del escaso componente pop de la última Björk debería escuchar “Visions”. Hay algo en él de la hedonista, revoltosa Björk de finales de los noventa, incluyendo esos beats cáusticos de rastro industrial. Montones de elementos en apariencia dispares –gomosos ritmos electro, beats R&B, arreglos neoclásicos– chocan gloriosamente en canciones estructuradas, o mejor, libremente apoyadas sobre juegos de voces etéreas que conducen a Julianna Barwick hasta una pista de baile en otro universo.

Arranca “Infinite Love Without Fulfillment” y ya estás fuera del mundo real, galopando hacia otro territorio donde no hay fronteras físicas ni sociales y, sobre todo, no hay mediocridad, solo belleza en múltiples formas. “Genesis” y “Oblivion” son las canciones (ultrapop y ultraterrenas) que cantarían las animadoras del equipo de un deporte imaginario en un planeta donde la competitividad es lo de menos. “Colour Of Moonlight (Antiochus)” –con cameo de Doldrums– lanza hacia la mitad unas voces de androide que refuerzan el clima general sci-fi, la extrañeza y el vértigo. Y “Be A Body” es, desde luego, un hito, pero nada como “Symphonia IX (My Wait Is U)” para convencerse de estar ante algo especial: Bollywood, Siouxsie Sioux y quién sabe qué, todo en uno. Después de eso, no se duda: esta chica parece elegida para la gloria.

“Oblivion”.

Arriba