×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

GRINDERMAN Grinderman 2

Mute-[PIAS] Spain
GRINDERMAN, Grinderman 2
 

A través del alter ego de Grinderman, Nick Cave pretende dar salida a sus inquietudes sexuales de varón maduro recién estrenado en los 50. Escucharle aullar en la inicial “Mickey Mouse And The Goodbye Man” mientras contemplamos la portada elocuente –el depredador algo castigado, olfateando confuso en un entorno extraño y moderno que jamás podrá serle familiar a un animal de su especie– produce un ramillete de sensaciones que van desde el humor a la compasión, pero siempre sin hipotecar su gallardía.

Lógicamente, la música ha de estar en consonancia con el guion: guitarras rasgadas sobre ritmos voluptuosos y primarios –Nick Cave tiene el blues, me chiva un apreciado colega–, con un Warren Ellis febril que deja un poco de lado el violín para desinhibirse a remolque de la eléctrica hiriente. Cada nota de “Kitchenette” es un pellizco debajo del estómago, para luego dejar respirar traslúcida una “Palaces Of Montezuma” que se revela como la única pieza estructurada según el método Cave minucioso pre-2007, cuando redescubrió la eficacia sonora –“Dig, Lazarus, Dig!!!” también escocía lo suyo– de su brutalidad legendaria al frente de The Birthday Party.

En cualquier caso, ambas facetas son recomendables, y todos encantados si de vez en cuando Nick sigue sacando a pasear a ese lobo viejo, olfateando en busca de una hembra inexistente en ese bosque de baldosas urbanas. Un ejercicio terapéutico que habría llegado a la perfección de haberse rematado con una guinda esperpéntica, tal como una edición especial incluyendo la pastilla de Viagra de regalo.

“Mickey Mouse And The Goodbye Man”.

Arriba