USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

GRIZZLY BEAR Shields

Warp-[PIAS] Spain

Por Pablo Gil

GRIZZLY BEAR, Shields
 

Pero raro de cojones. ¿Demasiado? Probablemente. Ya daba que pensar el hecho de que Daniel Rossen publicase en marzo a su nombre cinco canciones descartadas para este disco en un EP desnudo, “Silent Hour/Golden Mile". Por eso, lo primero que reafirma “Shields” es que el aplaudido “Veckatimest” (2009) fue el-disco-de-la-verdad de Grizzly Bear, una ambiciosa obra en la que se unieron el éxito comercial y de crítica con una difícil alquimia de logros artísticos: todo un tifón de música imprevisible y luminosa, intrincada aunque siempre con los pies en su suelo, que es el folk y el pop.

El cuarteto con base en Nueva York va más allá ahora en este cuarto álbum, y retuerce otra vez su folk orgánico con un afán experimentador que asegura una escucha atenta que quita el aliento... hasta la extenuación. Aquí nada suena natural o instintivo, sino como unos Radiohead sin parafernalia digital y sin momentazos; claro que el álbum parece hilvanado en general a través de la tensión, como si esta fuera un leitmotiv en sí misma. Solo el gusto por las texturas ensoñadoras parece quedar del amable folk-rock de cámara de “Yellow House” (2006). Fastuoso como el menú degustación de un restaurante finolis, tirando a los ambientes oscuros y a los tonos graves, “Shields” es de una densidad difícil de digerir.

“Yet Again”.

Arriba