USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2009)

GRIZZLY BEAR Veckatimest

Warp-[PIAS] Spain
GRIZZLY BEAR, Veckatimest
 

Con cada nuevo disco, Grizzly Bear amplían y redefinen su campo de batalla –es un decir: no se me ocurre un grupo de ánimo menos belicoso–; superan las expectativas urdidas a su alrededor para revelarse como una banda de mayor densidad e intensidad de lo que creíamos. Del tímido indie-folk lo-fi de “Horn Of Plenty” (2004) saltaron a un “Yellow House” (2006) que, partiendo del folk, miraba hacia un pop acústico denso e intrincado en el que se daban la mano The Beach Boys, Tom Waits y Animal Collective. Y ahora, con este “Veckatimest”, despegan hacia el infinito de un pop luminoso, con orquesta (Nico Muhly en los arreglos), coros femeninos y guiños a décadas de herencia musical popular. Crecen sin cesar. Hacia arriba y hacia dentro.

Sonar a la vez íntimos e infinitos es misión compleja, pero Grizzly Bear han logrado el reto en un disco sublime que exige escuchas repetidas para –tratar de– aprehender cuanto contiene; aunque sus melodías y armonías cazan a la primera, detrás de ellas hay un trabajo musical poco común, realmente sutil, entre el sonido vintage, la producción moderna y el arreglo orquestal, que realza hasta niveles de belleza insondable grandes partituras e interpretaciones.

Cuesta quedarse con un hito, porque todos los temas de este disco ya clásico pueden ser tildados de ello: el single “Two Weeks” (con Victoria Legrand de Beach House), en clave doo-wop, con grandes falsetes de Ed Droste, o el igualmente animado “While You Wait For The Others”; “Cheerleader”, con sus referencias a los girl groups de los sesenta y ese estribillo tan “Pet Sounds”; o el pop de cámara de “All We Ask” y su línea final demoledora en fase soul: “No puedo salir de esto en lo que estoy metido contigo”. Pero para final demoledor, “Foreground”, con esa línea de piano tristón y ese coro juvenil escalando hacia el cielo. Definitivamente, touché. Este disco es toda una obra de arte.

“Two Weeks” (con Victoria Legrand).

Arriba