USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2006)

GUY CLARK Workbench Songs

Dualtone-Dock
GUY CLARK, Workbench Songs
 

A Guy Clark le fascina la artesanía, una pasión que se remonta a su adolescencia, cuando trabajó en la costa del golfo de Texas. A través de la construcción de botes de madera, aprendió a tener paciencia y a prestar atención a los detalles, y después lo aplicó a sus composiciones. Así se entiende mejor su nuevo disco, “Workbench Songs”, o “canciones de mesa de trabajo”.

Antes de huir despavoridos ante la perspectiva de una colección de himnos obreros, es preciso aclarar que el cantautor tejano no incide en el aspecto reivindicativo, sino en el artesanal. Y es que, junto a destacados autores como Rodney Crowell, Gary Nicholson o Lee Roy Parnell, Clark ha fabricado un puñado de canciones hechas a mano con herramientas acústicas. Eso sí, sin olvidar los pequeños detalles, ya que su condición de storyteller obliga a prestar atención a sus letras: la chica que no tiene móvil ni internet, el desgraciado payaso de rodeo, los cerdos voladores o las referencias a Woody Guthrie, Chuck Berry y Ghandi.

Clark pasa su cepillo para pulir canciones entre el folk, el country y el blues, sin olvidar los barnices de hillbilly y del México fronterizo, y restaura el “No Lonesome Tune” de su colega Townes van Zandt y el tradicional “Diamond Joe”. En tiempos de tanta música prefabricada, se agradece encontrar a un artesano como Guy Clark.

“No Lonesome Tune”.

Arriba