×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2016)

HAMILTON LEITHAUSER + ROSTAM I Had A Dream That You Were Mine

Glassnote-Music As Usual
HAMILTON LEITHAUSER + ROSTAM, I Had A Dream That You Were Mine
 

La unión entre las cuerdas vocales de Hamilton Leithauser y la visión instrumental de Rostam Batmanglij cristalizó en una de las más gratificantes llegadas de la pasada temporada. La sinergia entre el vocalista de The Walkmen y el exmúsico de Vampire Weekend ha emparentado parte del ADN de dos de las formaciones más fiables del firmamento neoyorquino de los últimos años. Un contrato de unión en el cual las dos partes han logrado consensuar un reparto equitativo de fuerzas sin renunciar a sus respectivas identidades y, a partir de ese acuerdo común, construir un puente hacia un material resuelto bajo una nueva óptica y con fuerte sabor añejo.

El resultado es tan sugerente como variado: desde el cénit emocional logrado por “A 1000 Times” (uno de los cortes más memorables de 2016) hasta el himno tabernero a lo The Pogues en “The Bride’s Dad”, la muy “coheniana” “In A Black Out”, el deje del sonido “Modern Vampires Of The City” (2013) de los vampiros de Manhattan (“Peaceful Morning” o los teclados de “You Ain’t That Young Kid”), el tour por la canción norteamericana (de Bob Dylan a Johnny Cash pasando por Elliott Murphy) en la citada “You Ain’t That Young Kid” o la balada de aires Disney “1959”. Diez cortes tallados con tacto superlativo y bañados por una nostalgia contagiosa que posiciona al dúo como un nuevo bastión indie rock en el Nueva York gentrificado, un verdadero refugio.

“A 1000 Times”.

Arriba