USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1990)

HAPPY MONDAYS Pills'n'Thills And Bellyaches

Factory-London-Polygram
HAPPY MONDAYS, Pills'n'Thills And Bellyaches
 

Documento Rockdelux. Esta es la crítica original de la obra que convirtió a Happy Mondays en leyenda. Félix Suárez vio claramente que la tropa de Shaun Ryder se desmarcaba de sus paisanos de Mánchester abriendo una nueva vía a sus devaneos de acidez malsana, y lo explicó así en las páginas de la revista. Este lúcido cruce de propuestas conocido como “Pills'n'Thills And Bellyaches” se convirtió en la banda sonora de una fiesta interminable que marcó la carrera de sus autores para siempre; fue imposible superarlo para ellos. Número 14 entre los mejores discos de 1990 según el Rockdelux 71.

En pocas palabras, regreso triunfal del orgullo de Mánchester. Si por ejercer de modelos semipermanentes para las portadas de ‘NME’ y depurar su biografía jalonando de peliculillas su merecida fama de vividores te habías puesto en guardia, ya puedes bajarla. Grabado en Hollywood con la producción del (nuevo) gurú de las pistas de baile londinenses Paul Oakenfold, “Pills’n’Thills And Bellyaches” (1990) es un lúcido cruce de propuestas que ya ha sido definido como dance-rock. Imponente presencia de guitarras envolventes conducidas por una muñeca prodigiosa, un buen puñado de riffs encandilantes, uso comedido de unos samples que pasan (casi) desapercibidos, voz entre implorante y socarrona; la ecuación se resuelve en un sonido recio y acerado que no oculta el atractivo de las composiciones.

Aunque la dedicatoria a “Donovan” se les va un poco de madre, “Grandbag’s Funeral” suena algo abigarrada y en “Harmony” se psicodelizan sin excesivo entusiasmo; la recuperación de “Step On” y el reciente single “Kinky Afro” nos devuelven a unos Happy Mondays en plenitud, “Denis And Lois” y “Holidays” son exuberantes ataques a los pies con certeros giros melódicos y “God’s Cops” –el tema dedicado al Matanzas de turno que quiso cerrar The Haçienda– es, simplemente, insuperable.

Más oscuros e impenetrables que en el anterior “Bummed” (1988), pero mucho más consistentes, los Mondays se desmarcan graciosamente de sus paisanos mancunios y los ponen en su justo lugar abriendo una nueva vía a sus devaneos de acidez malsana. Cuando se está ahí arriba es cuando se puede (y debe) arriesgar, y ellos no han temido enfrentarse a su propio éxito y han salido reforzados con un álbum que debería crear escuela. Al tiempo.

“God's Cop”.

Arriba