USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2010)

HEAVEN 17 Penthouse And Pavement

Virgin-EMI
HEAVEN 17, Penthouse And Pavement
 

En los siempre reivindicables The Human League, Ian Craig Marsh, el ideólogo Martyn Ware y el cantante con flequillo Phil Oakey se erigieron en pioneros de un synthpop oscuro que retorcía la ética punk (¡no las guitarras!) con singles como “Holiday ’80”, ya enfocados a la pista de baile, pero con una operación de cataratas todavía pendiente. Fue necesario que Oakey se marchara con Human League bajo el brazo para que se hiciera la luz. Glenn Gregory, cantante más funcional pero ideal para vehicular las arengas político-festivas de Heaven 17, lo sustituyó en el proyecto más pop de la recién estrenada productora independiente British Electric Foundation. Ahí empezó esto.

“Penthouse And Pavement” (1981) es una brillante reacción a esa separación, además de una respuesta mordaz y divertida (atención a la portada) a una época crítica liderada por personajes de la talla ideológica de Reagan, Thatcher y Pinochet. Tenía que haber vida más allá de la voracidad multinacional, de los nubarrones financieros y de la reacción conservadora (¿les suena esto de algo?). Dividido en dos caras, “Pavement” representa el lado funk del negocio de la mano de John Wilson, un invitado negro que aportó bajo y guitarra a go-go, algo imprevisto en el sonido de estos synthheads de Sheffield, capaces de manufacturar killers como “Play To Win” y “(We Don’t Need This) Fascist Groove Thang”.

“Penthouse” es más electrónica, pero no menos combativa, y “Let’s All Make A Bomb” (lucha y diversión) y “We’re Going To Live For A Very Long Time” (¿himno religioso?) elevan “Penthouse And Pavement” al estatus de obra maestra. Algunos yuppies de la década de Bret Easton Ellis no entendieron ni jota. Para esta segunda reedición (ya reapareció en 2006 con muchos menos añadidos), nos ofrecen una batería de versiones alternativas, maquetas y experimentos de interés variable a cargo de Heaven 17 y B.E.F., el imprescindible maxi “I’m Your Money” / “Are Everything”, y un excelente documental sobre la historia de la banda en aquellos años de, ejem, cambio.

“Play To Win”.

Arriba