USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2019)

HILDUR GUÐNADÓTTIR Joker

WaterTower Music
HILDUR GUÐNADÓTTIR, Joker
 

Podría pensarse que Hildur Guðnadóttir es una curiosa elección como compositora de una película vinculada a comic books y superhéroes, pero “Joker” (Todd Phillips, 2019) es, ante todo, un drama cruento que resulta tener al Joker como protagonista. La chelista se acerca a la tragedia del villano igual que a la de la serie “Chernobyl” (2019): con toda la seriedad del mundo, sin usar fanfarrias épicas ni percusiones de acción donde podría emplearlas. Prefiere los solos de chelo, la experimentación con el halldophorone –un instrumento de cuerdas electroacústico al que ella misma ayudó a dar forma– y el empleo más bien sutil de la orquesta.

Guðnadóttir parte del chelo para cultivar la empatía por Arthur (Joaquin Phoenix) en piezas como “Hoyt’s Office” y “Defeated Clown” y, de forma progresiva, enrarece el ambiente con elementos adicionales, como una orquesta que representa la creciente locura del personaje. Incluso comenzada la metamorfosis (“Bathroom Dance”) o llegado el clímax (en esa “Call Me Joker” capaz de engrandecer casi inmerecidamente las imágenes a las que sirve), la música sigue teniendo un sesgo de humanidad, pero Guðnadóttir reserva su composición más hermosa para “Young Penny”, en la que puede rastrearse la influencia de su añorado colaborador Jóhann Jóhannsson. La nominación al Óscar parece cantada.

“Young Penny”.

Arriba