×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

HINDS I Don’t Run

Lucky Number
HINDS, I Don’t Run
 

Parece una eternidad, pero tan solo han pasado cuatro años. Fue entonces, en ese aparentemente lejano 2014, cuando las descubrimos a través del proyecto Make Noise. En aquellos inicios, aún se hacían llamar Deers y ganaron ese concurso de bandas. Dos años después, ya como Hinds, editaron su primer álbum, “Leave Me Alone” (2016), doce tajos de garage pop con el que recogieron tantos elogios y sumaron tantos adeptos a su causa (además de convertirse, a base de giras por Europa y Estados Unidos, en una de nuestras bandas más internacionales) como, al mismo tiempo, despertaron a haters y trolls.

No, Hinds no corren, pero siguen un ritmo constante. Y en esa progresión suya bianual, las madrileñas acaban de lanzar su segundo largo, “I Don’t Run”, reválida que han aprobado con una nota más que alta. Producido por Gordon Raphael, el hombre que moldeó el sonido de los dos primeros discos de The Strokes, el cuarteto ha confeccionado la secuela perfecta a “Leave Me Alone”. Once pildorazos (destacando títulos como “The Club”, “New For You”, “Rookie” o “Finally Floating”) de melodías dulces como el algodón de azúcar, recubiertas de una neblina de distorsión que les da esa irresistible pátina de perfecta imperfección.

“The Club”.

Arriba