USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

HOSPITALITY Hospitality

Merge
HOSPITALITY, Hospitality
 

¿Otro grupito de Brooklyn? Otro, sí. Pero sin prisas, con gracia. Hospitality llevan llamando la atención desde finales de 2007, pero se lo han tomado con calma y este debut largo no ha llegado hasta hace un par de meses, tras fichar con Merge –siempre con el olfato despejado– a finales de 2011. Hospitality son Amber Papini, Nathan Michel y Brian Betancourt. La Papini, guitarrista y frontwoman, aporta un plus de mucho peso: su voz, fresca y vulnerable, parece directamente disparada desde alguna estantería de vinilos de jangle pop británico de los ochenta.

En “Hospitality” hay electricidad en las guitarras, aunque esta nunca quema: templa las canciones y las dinamiza con riffs minimalistas que encajan en los ritmos sincopados que provee Michel. Hay algo de Young Marble Giants, de la escudería de Sarah Records y de los grupos de Olympia de la corte de Calvin Johnson (Karl Blau les produjo su primer EP): las canciones como páginas de un diario personal, como viñetas que enseñas a tu amigo más querido.

También, por momentos, te acuerdas de los Feelies, de Moe Tucker en sus aventuras en solitario, de The Microphones... Buenos recuerdos, todos, que florecen en canciones frescas como el rocío –¿qué son, si no, “Friends Of Friends”, “Betty Wang”, “The Birthday” o “Argonauts”?–, reconfortantes e inteligentes en su acercamiento a las tribulaciones de cierta juventud ilustrada: los textos evitan el tópico –vean “Liberal Arts” o esa hermosa oda neoyorquina que es “Eight Avenue”– y las melodías conquistan sin esfuerzo. Mi disco (de bolsillo) de lo que llevamos de año.

“Friends Of Friends”.

Arriba