×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

HOT CHIP One Life Stand

Parlophone-EMI
HOT CHIP, One Life Stand
 

Hot Chip es un grupo verdaderamente contracorriente: trabaja con teclados pero nunca cae en el truco fácil del retroochentismo. Operan sobre cada canción como si nunca hubiesen grabado todas las anteriores. Lo único que se repite en cada disco es su obsesión por evitar el camino previsible. Y así dan con composiciones de atractivo raro que siempre suenan a Hot Chip.

Comparado con “Made In The Dark” (2008), “One Life Stand” tiene melodías más pegadizas, pero ni las más claras se salvan de su sello distintivo. “Thieves In The Night” podría ser de Erasure de no ser por esa batería tan marcada. “I Feel Better”, con esos teclados baratos acolchados y ese Auto-Tune, parece la maqueta de un hit eurobeat que nunca se publicó. Y en “One Life Stand”, cuando parece haberlo dado todo (estrofa, estribillo y cruces vocales), cuelan un sinte saturado que cualquier productor con dos dedos de frente descartaría y que ellos convierten en un glorioso accidente.

El bloque central es una marisma. Hot Chip bajan el ritmo con piezas reflexivas que frenan el disco. Pero así son estos cinco londinenses. No es fácil seguirles el juego. Cuando crees entenderlos, te cuelan una nana soul (“Slush”). Y cuando te has acostumbrado a sus medios tiempos siderales, te despiertan con “We Have Love”. “One Life Stand” tampoco será su disco perfecto, pero ellos no se dedican a estas tonterías. Es desconcertante y escurridizo, viscoso y llamativo como una salamandra en la pista de baile. Pero no debe de haber tantos discos que pudieran llamar la atención a Giorgio Moroder, Arthur Russell y Gary Numan. Y ninguno de los tres adivinaría en qué año se publicó este.

Etiquetas: 2010
Arriba