×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2016)

HOWE GELB Future Standards

Fire
HOWE GELB, Future Standards
 

Se veía venir. No solo en sus conciertos al frente de Giant Sand –reservándose un set para deleitarnos con relajadas viñetas jazzísticas al piano–, sino en varios de sus álbumes a su nombre, con el protagonismo de las 52 blancas y 36 negras.

En su último show en Barcelona en la gira de despedida de Giant Sand, Howe Gelb bromeó sobre su edad (acaba de cumplir los 60) y anticipó su nueva etapa, la que abre “Future Standards” y que nos lo presenta como un crooner que pretende “escribir un puñado de canciones que podrían durar a través de los siglos con la estructura de lo que se conoce como ‘estándares’”. Un crooner lo-fi, eso sí, sin orquestaciones espectaculares, sino con el simple acompañamiento de Thøger Lund (contrabajo) y Andrew Collberg (batería) en casi todos los cortes.

¿Buscamos coincidencias? El álbum empezó a grabarse en Áms
terdam (donde Chet Baker perdió la vida) y terminó en Nueva York (a la que Frank Sinatra dedicó uno de sus himnos), aunque sobre todo se registró en Tucson. Esos dos polos opuestos de la figura del crooner –uno, trágico; el otro, triunfador–, y todo lo que hay entre ellos, nutren su espíritu: Cole Porter, Hoagy Carmichael, Billy Strayhorn, Mose Allison... sí, The Great American Songbook.

Gelb acaricia las palabras, se recrea en ellas y las convierte en sonidos gozosos. Una sensación que adquiere mayores tintes de sensualidad cuando combina la gravedad de su voz con la dulce (pero peligrosa) candidez de Lonna Kelley en “Terribly So”, “Ownin’ It” y, especialmente, “A Book You’ve Read Before”, una belleza que remite al dúo Tom Waits-Crystal Gayle de “One From The Heart” (1982).

Aunque predominan las torch songs“Irresponsible Lovers” evoca al Waits más nocturno y “Mad Man At Home” es lo que escucharía Don Draper al llegar a su solitario apartamento–, también hay swing más rítmico: el “Relevant” con guiños al “Take Five” de Dave Brubeck y la espléndida guitarra de Naïm Amor, el sinatrero “Impossible Thing” y “Mad Man At Large”. No falta –marca de la casa– la reconstrucción de un tema antiguo, en este caso el “Shiver” de “Chore Of Enchantment” (2000) de Giant Sand, aquí “The Shiver Revisited”. ¿Estándares futuros? Totalmente.

“Terribly So”.

Arriba