USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2015)

HUDSON MOHAWKE Lantern

Warp-Music As Usual
HUDSON MOHAWKE, Lantern
 

Ross Birchard no publicaba álbum desde hace casi seis años, pero en este tiempo su área de influencia no ha hecho más que expandirse. Si en “Butter” (2009) nos encontramos a un productor enamorado del rap crudo, la bass music y el funk sudoroso y digital (wonky era la palabra de moda), desde entonces se ha erigido en el hombre capaz de aglutinar una amalgama de sonidos surgidos tanto del club como del gueto. Si había que tender un puente entre trap y EDM con TNGHT, él estaba allí. También cuando Kanye West necesitaba un beatmaker que le otorgase una pátina de riesgo. Y si Antony Hegarty le requiere para trabajar al lado de Oneohtrix Point Never en su próximo disco, él responde a la llamada.

En “Lantern” Hudson Mohawke no solo no se pone límites, sino que parece dispuesto a abarcar más terreno. “Very First Breath” comienza tan cerca del pop que podría estar cantada por Michael Agelakos (Passion Pit), mientras que “Warriors” se deja llevar por unos empalagosos coros. En “Deepspace” (con Miguel) y “Resistance” (con Jhené Aiko) se acerca al R&B de consumo masivo desde distintas perspectivas y con resultados desiguales. Y Antony le devuelve el favor en una tibia (por sonido y resultados) “Indian Steps”.

El hilo conductor no es, por tanto, un género, sino una actitud: la obsesión de dar forma a un sonido cada vez más expansivo. A veces, esa ambición se traduce en los tremendos subgraves y el desarrollo monstruoso de “System”. En otras, consigue llegar con (algo) menos, como en “Ryderz”: un arrebato maximalista con corazón old school.

“Very First Breath” (con Irfane).

Arriba