USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

HYPE WILLIAMS One Nation

Hippos In Tanks
HYPE WILLIAMS, One Nation
 

Intentar poner en orden un disco como “One Nation” es como intentar poner en orden el cajón de los calcetines: por mucho empeño que uno le ponga, siempre habrá cosas que no cuadren. Lo normal en este tipo de situaciones es rendirse, asumir que arreglar tamaño desbarajuste le quitará encanto a la cosa y tomárselo con filosofía. El tercer álbum de Hype Williams –es de recibo recalcar que para algunos es el tercero: antes los vimos en De Stijl y Carnivals con sendos trabajos que, según la página web Discogs, se consideran LPs de facto– es un disco que, visto desde fuera, llega a resultar mareante y hasta puede imponer. En cambio, una vez lo has escuchado de principio a fin, se obra el milagro. No sabes cómo, no puedes explicarlo con palabras, pero la locura encaja.

Dean Blunt e Inga Copeland fabrican un alucinado mejunje a base de recortes de spoken word bajados de pitch, cajas de ritmo mal secuenciadas y sintetizadores de segunda mano, que lo mismo bebe del Aphex Twin de “Selected Ambient Works 85-92” que de los primeros Ween, DJ Screw o lo más vaporoso del catálogo de 4AD, todo ello bañado en tintes opiáceos y alguna turbulencia anfetamínica capaz de exprimirle a uno el cerebro sin caer en lo coyuntural. “Jah”, por citar solo un ejemplo, está más cerca de Moondog o Silver Apples que de Balam Acab.

Convertir un discurso tan incoherente y sesgado en algo capaz de hipnotizar –algo muy al estilo de otro músico con el que comparten cierto modus operandi, Oneohtrix Point Never– puede hacer que algunos quieran llenarse la boca con la tan cacareada hipnagogia, lo cual no es el caso. Aquí lo que hay, y de sobras, es un conocimiento de los medios utilizados (le sacan fuego, casi literalmente, a la misma caja de ritmos y el mismo sinte sin aburrir), así como una vasta cultura musical que les deja en un lugar más que privilegiado de cara al futuro. Tampoco me atrevería a decir que “One Nation” es una obra maestra, pero sí que lo que está por venir promete. Muchísimo, de hecho.

Publicado en la web de Rockdelux el 16/3/2011
Etiquetas: 2011
Arriba