USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

I AM DIVE Ghostwoods

Foehn
I AM DIVE, Ghostwoods
 

Las seis referencias esparcidas en los dos últimos años ya nos ponían sobre la pista de que I Am Dive era mucho más que un proyecto paralelo de Esteban Ruiz (voz y compositor en The Baltic Sea) y José A. Pérez (guitarra en Blacanova). Su primer álbum los confirma como algo muy serio y, aunque quede como cutre decirlo, de un nivel que se podría confundir con el de muchas bandas internacionales. Que el dúo proceda de Sevilla quizá no debería pasar de lo anecdótico: su música, sus letras y su iconografía remiten a paisajes gélidos, quizá soñados o filtrados por otras músicas (son más o menos evidentes los ecos de Red House Painters, Piano Magic, Low, Mount Eerie –el primer tema se titula “Mount Eerv”– o incluso diría que The Blue Nile) y, en realidad, metáforas de lugares emocionales. De ellos emanan las voces de figuras perdidas en esos paisajes sonoros, en una naturaleza donde reconfortarse o con la que confrontarse, como referencias a los vaivenes sentimentales tras una relación que se presume como rota.

Pérez y Ruiz asumen su labor de exploradores sin perder nunca la contención, sin salirse de la senda de la aflicción calmada (aunque muestren cierto nerviosismo en detalles como el manto de ruido de “Ghostwoods”) y convencen con una magnífica voz, un gran gusto por la melodía y unas programaciones electrónicas con amor por el detalle. La única pega es que, a medida que avanza el recorrido del álbum, la obsesión por la desazón sentimental y por reincidir en los mismos temas, tonos e imágenes hace que esa mochila que llevan vaya acumulando lastre, una gravedad que podría resultar insoportable. De cara a próximos trabajos, ojalá no se queden sepultados en la nieve.

“Mount Eerv”.

Arriba