USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2011)

IMELDA MAY More Mayhem

Decca-Universal
IMELDA MAY, More Mayhem
 

A estas alturas, uno ya se espera cualquier cosa de la industria discográfica, pero, qué diantres, da que pensar que apenas un año después de publicar su tercer disco Imelda May –o su sello, quién sabe– sienta la imperiosa necesidad de ponerlo de nuevo en circulación con la excusa de abrigar un nuevo single y un puñado más bien raquítico de remixes y versiones. Poca cosa, ya ven, para seguir tirando del hilo de una artista que apareció derrapando por la autopista del rock’n’roll goloso y volcánico con singles como “Johnny Got A Boom Boom” –presente también aquí, como ya ocurría en “Mayhem” (2010)– y que en apenas un par de años ha pasado de heroína del rockabilly y de las canciones con los retrovisores bien ajustados a estilista más o menos inspirada del revival.

A eso es precisamente a lo que sonaba el tercer disco de la irlandesa, con el swing y el jazz algo más anestesiado entre los algodones de “Inside Out”, “Kentish Town Waltz” y “Proud And Humble” y la nómina de hits con sustancia concentrada en “Psycho” y “Mayhem”; y a eso mismo sigue sonando una revisión que intenta ganar altura con “Road Runner” –country-rock veloz a lomos de una voz tirante–, pero que va perdiendo interés cuando la de Dublín juega a disfrazarse de Patsy Cline –ahí está la versión de “Walking After Midnight”– o, sobre todo, cuando entran en juego unas remezclas –“Proud And Humble” e “Inside Out”– cuya única aportación es la de extender el minutaje. El lamento rasgado de “Blues Calling” maquilla ligeramente el resultado, aunque no acaba de conseguir que a uno le abandone la idea de que, como ya ocurría con “Mayhem”, la Imelda May de “Love Tattoo” (2008) ha quedado un tanto diluida y desdibujada por el sobrepeso de la fama y los tropecientos mil discos vendidos.

“Blues Calling”.

Publicado en la web de Rockdelux el 7/12/2011
Arriba