USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

INARA GEORGE Dearest Everybody

Release Me
INARA GEORGE, Dearest Everybody
 

El cuarto álbum de la cantante y compositora Inara George llega nueve años después de “Accidental Experimental” (2009), que se editó solo en formato digital. No obstante, ha estado muy ocupada con sus otros proyectos: el dúo The Bird And The Bee y el trío The Living Sisters. El disco ha sido producido por su estrecho colaborador Mike Andrews, quien la acompaña desde su debut, “All Rise” (2004), y también en “An Invitation” (2008), trabajo compartido con Van Dyke Parks. Esta relación con la alta alcurnia pop de Los Ángeles le viene de familia, ya que es hija del recordado Lowell George (Little Feat). Una conexión que se refleja en el primer verso de la primera canción, el single “Young Adult”, verso en el que afirma “I was the daughter of my father” y que tiene una “soft voice”. También se pregunta dónde está la línea entre alegría y pena en un estilo reflexivo que la emparenta con Joni Mitchell.

Una docena de introspectivas canciones, mayormente acústicas pero trufadas de detalles, que no excluyen la electrónica y que hablan del paso del tiempo, haciendo hincapié tanto en el dolor y la pérdida como en la sabiduría que dan los años –44 cumple en julio–, en un tono intimista en el que, como en “Take Me To Paris”, le bastan voz, piano y contrabajo para expresar su ternura. De hecho, no necesita nada más que su hermosa voz, arropada de coros en “A Bridge”, para emocionar.

Luego están las letras, cultas y sofisticadas como las de “House On Valentine”, o un “Stars” cuyos arreglos de cuerda reflejan un sentimentalismo que no es sinónimo de nostalgia por los momentos perdidos en el tiempo, sino la plataforma para llegar a “Somewhere New”, un lugar radiante y acogedor como el que refleja la atmósfera de esta canción. Igual de emotiva se muestra cuando introduce batería y guitarra eléctrica en “Slow Dance” o cuando al final rezuma dramatismo exacerbado en “Everybody”.

“Everybody”.

Arriba