USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1990)

JAH MACETAS Toda una vida…

Xiu-Xiu
JAH MACETAS, Toda una vida…
 

Segundo disco largo de Jah Macetas, el murmullo rasta del Mediterráneo, después del minielepé “Una semilla” (1988). La constancia y el trabajo proselitista del núcleo central, Pere Andrés (voz, letras) y Sergio Monleón (guitarra, compositor), recoge ahora los frutos, con un dominio pletórico y cada vez más solido de todas las ramas pasadas y presentes de ese planeta universal que es el reggae.

“Toda una vida…” es como una brisa caribeña, suave, vacilón, colorista, aromático. Ni una sola estridencia rock. “Ideal para poner tras uno de Anita Baker”, como dice uno de sus baluartes, el veterano batería/percusionista Rafa Villalba. Intencionadamente concebido para todos los públicos, han dejado atrás el discurso reivindicador y educativo del reggae de sus conciertos y han preferido centrarse en su particular fusión de las roots jamaicanas, el sonido y la música de hoy, y las temáticas de esta latitud del Mediterráneo.

El resultado, quizás, es menos sorprendente, pero más compacto, con menos aristas a la moda del gueto (no hay dancehall), pero más interesado en el concepto. Aunque tras esa capa de sonido mate, espacioso, hay un repaso para todas las músicas inspiradas en ese tríptico Jamaica/Caribe/Trópico. Así, hay un “Rocksteady”, un rock (“Valencian Rock”), un raggamuffin (“Loco Rap”), un paseo africano de la mano de los adorados Burning Spear en la nueva lectura de “El filósofo”… Hay mento, calipso, ska, blues, soul y, desde luego, reggae de pura cepa. También, melodía popular. Hasta una versión no oficial del romántico, casi de hotel de turistas, “Feelings” de Morris Albert, que ellos llaman “Dime”, cuando podían haber escogido cualquiera de los muchos clásicos que barajan su repertorio.

La falta de ambiciones comerciales claras y un cierto conformismo improvisado restan brillantez al producto final, pero, al mismo tiempo, hacen del disco (blando para los oídos rock porque no son un grupo de rock, sino de reggae) una rara avis en el mercado español, un artefacto que acaba resultando único, de consumo masivo, si hubiera una discográfica lista detrás.

Etiquetas: 1990
Arriba