×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2016)

JAMES BLAKE The Colour In Anything

Polydor-Universal
JAMES BLAKE, The Colour In Anything
 

En su tercer trabajo largo, James Blake se ha rodeado de primeras espadas de distintos géneros y, sin embargo, no se percibe en la obra la más mínima variación de la fórmula establecida con “James Blake” (2011) y “Overgrown” (2013): a saber, soul letárgico sumergido en atmósferas dubstep. La grabación se hizo a caballo entre el Reino Unido y Estados Unidos, donde realizó algunas sesiones con Rick Rubin. Bon Iver, con quien ya colaboró en “Fall Creek Boys Choir”, repite en “I Need A Forest Fire”; Justin Vernon coescribe y coproduce, además, “Meet You In The Maze” y participa en “Two Men Down”. Frank Ocean coescribe “My Willing Heart” y "Always", mientras que Connan Mockasin toca el bajo en “Noise Above Our Heads”.

Pero aunque el nivel de los featurings impone, es un disco desnudo, quedo, con escasos beats y arreglos. Escasos pero no pobres. Los primeros, las pocas veces que aparecen –como en “Radio Silence”–, son secos, retumbantes, y los segundos son ciertamente atrevidos, como las sirenas al final de “Points”, los sonidos metálicos de “Put That Away And Talk To Me” o los latigazos láser de “Waves Know Shores”. Los timbres dominantes son, sin embargo, los del piano –notas sostenidas, que se expanden hasta apagarse lentamente– y la voz lánguida, con ocasionales falsetes y overdubs, del escuchimizado ganador de 2013 del Mercury Prize. Un álbum sin excesivas sorpresas, que mantiene la línea estilística y el nivel cualitativo de los dos anteriores. Un disco para disfrutar reposadamente, dedicándole toda tu atención, a ser posible en la quietud de la madrugada.

“Radio Silence”.

Arriba