×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1970)

JAMES BROWN Sex Machine

King
JAMES BROWN, Sex Machine
 

Doble LP original, con diferentes registros y con diferentes bandas: en directo y en estudio. Una mezcla explosiva con músicos de primera (Fred Wesley, Maceo Parker y Pee Wee Ellis, por un lado, y Bobby Byrd y los hermanos Catfish y Bootsy Collins, por otro) y con la voz de Mr. Dynamite en plena forma. “El inicio del funk para caer en el éxtasis”, escribió Miquel Botella en esta crítica perteneciente al especial del Rockdelux 200, donde “Sex Machine” fue escogido en el puesto 129 de los doscientos mejores álbumes internacionales del siglo XX.

En otoño de 1969, James Brown volvió a su hogar de Augusta y grabó un concierto con la intención de editar el disco “James Brown At Home With His Bad Self”. Cuando poco después su banda le dejó, el proyecto quedó aparcado. Pero por algo Brown es conocido como “el hombre más trabajador del show business”: en 1970 ya había reunido un nuevo grupo, los J.B.’s, y abría su etapa más funk. El doble álbum “Sex Machine” documenta esa evolución: por una parte, incluye el concierto grabado en 1969 con The James Brown Band; y por otra, varios temas en estudio con los J.B.’s, con aplausos enlatados. Ni la diferencia de bandas (la primera con Fred Wesley, Maceo Parker y Pee Wee Ellis; y la posterior con Bobby Byrd y los hermanos Catfish y Bootsy Collins) ni la sensación de falso directo empañan el poderío de Brown: “Sex Machine” nos ofrece a la bestia en estado puro.

De forma especial en los temas con los J.B.’s, se aprecia por qué Brown es uno de los padres de la música negra moderna: riffs de guitarras repetitivos, una demoledora sección rítmica, metales taladradores como loops o samples, voces rapeadas... aquí está todo: el funk termonuclear de Defunkt, la ingeniería sonora de Public Enemy, la chulería del rap, la sexualidad de Prince... Y en los cortes en directo, el Padrino del Soul alterna los trallazos de funk con su pasado rhythm’n’blues para dar rienda suelta a todo su histrionismo, la sublimación del canto shouter, en epítomes del melodrama como “It’s A Man’s Man’s Man’s World” y “Please, Please, Please”.

Como en el legendario “Live At The Apollo” (1963) y en el notable “Love Power Peace. Live At The Olympia, Paris, 1971” (1992), Brown demuestra en el álbum “Sex Machine” que es algo más que el autor de canciones utilizadas en spots por creativos sin escrúpulos. Más allá del “geropa”, aquí está el inicio del funk para caer en el éxtasis, la expresión del sexo con el fervor de una ceremonia religiosa.

“It's A Man's Man's Man's World”.

Arriba