USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1986)

JAMES Stutter

Blanco y Negro-WEA
JAMES, Stutter
 

Sin mucho estruendo, moderadamente, la escena inglesa está dejando en el mercado algunos de los más interesantes álbumes del 86, todos obra de debut en formato grande. Woondentops. Housemartins. That Petrol Emotion. Martin Stephenson. Screaming Blue Messiahs… Y, ahora, los James de Manchester, toda una promesa desde la edición de sus primeros singles para Factory, recopilados el pasado año en el 12” “Village Fire”. Fichados por Blanco y Negro-Sire, se aliaron con el insigne Lenny Kaye para seguir editando material que, superado el flash inicial, no entusiasmaba en exceso. Su LP era un reto y un riesgo que, digámoslo ya, ha sido felizmente superado. James Glennie (bajo), Gavan Whelan (batería), Tim Booth (voz) y Larry Gott (guitarra) no han tratado, por fortuna, de simplificar sus canciones para acercar el particular mundo del cuarteto a un más amplio sector del público.

En “Stutter” se insiste en la recreación de un sonido y unas composiciones, en absoluto lineales, que se esculpen de manera endiablada a partir de una base rítmica epiléptica e imprevisible que sirve de contundente plataforma para unas movedizas, nerviosas y cortantes colisiones de guitarras. Pero ¡cuidado!, esta forma de plantear su trabajo no se concreta en sonidos confusos, farragosos o deslabazados, sino en un pop inusual, vitalista, transparente y enérgico, en bellas baladas donde lo acústico y lo eléctrico se funden con pasmosa naturalidad, donde lejanos aromas folk o country & western toman asiento para mutarse y enriquecer los once cortes de un disco que, de forma modesta pero convincente, va dejando al descubierto agradables secretos en cada nueva audición. Son los James: herméticos, cercanos y apasionados. Un pequeño punto y aparte.

“Scarecrow”.

Arriba