USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

JAMIE WOON Mirrorwriting

Polydor-Universal

Por Pablo Gil

JAMIE WOON, Mirrorwriting
 

Con sus credenciales, Jamie Woon era esperado como el nuevo eslabón en la cadena mental que muchos se han formado tras descubrir y amar la música de The xx y James Blake. Pero además de ser cantante protegido por Burial y otros productores londinenses de los que humedecen entrepiernas en ‘The Wire’ (la revista gafapasta, entiéndase), y por tanto asociado al núcleo duro del dubstep, este graduado de la prestigiosa Brit School fue antes telonero de Amy Winehouse y cantautor aficionado a la música negra. Cinco años después de grabar su primer single, su álbum de debut lo retrata entre ambos intereses, algo que ha decepcionado en los cenáculos de los sonidos experimentales.

El suyo es un muy digno disco de pop electrónico y de R&B de discoteca guay, afianzado sobre composiciones que se defenderían con solo una guitarra, cantado con un deje llorón muy del gusto actual y producido con una seductora y expresiva sencillez, dejando espacio para los bajos y construyendo los ritmos como collages nocturnos. Sin embargo, no deja de ser juzgado por lo que podría haber sido: algo menos comercial, más arriesgado. Bueno, un abogado del diablo diría que aplicar con criterio los hallazgos de la modernidad a los códigos del pop de masas tampoco es fácil.

“Night Air”.

Etiquetas: 2011
Arriba