×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

JEANNE MOREAU & ÉTIENNE DAHO Le condamné à mort

Radical Pop Music-Naïve
JEANNE MOREAU & ÉTIENNE DAHO, Le condamné à mort
 

Dice Jeanne Moreau de su amigo Jean Genet (1910-1986), en una entrevista que aparece en la carpeta del disco, que era un diamante negro capaz de penetrar las almas, de transformar la villanía en belleza. Lo demostró con creces en el poema “Le condamné à mort” (1942), escrito en la cárcel a la memoria de su amante Marcel Pilorge, un asesino de 20 años que fue guillotinado. La devoción que Genet le manifiesta logra erizar el vello cuando se escucha recitado por Jeanne Moreau en esta relectura de la música que Hélène Martin compuso en 1970 para el cantante Marc Ogeret. Y lo que era pura chanson se transforma en pop gracias a la voz sensual de Étienne Daho, que fluye sobre nuevos arreglos cual si de un Benjamin Biolay se tratara, en la parte más benévola y accesible de un poema que supura amor trágico y amoralidad.

Una pasión incondicional que lleva a Genet a preguntarse, en el tema central “Sur mon cou” (Sobre mi pescuezo), “por qué las Cortes condenan a un asesino tan bello que hace el día palidecer”. El dramatismo se acentúa con la gravedad de los recitados de Jeanne Moreau, cuya voz gutural y ahumada resulta espeluznante, pero también muy tierna, cuando farfulla “J’ai dédié ce poème”, el texto donde Genet reflexiona sobre los últimos días pasados con su amado, “embrujado por su belleza, su juventud y su agonía de Apolo”. Para leer los versos originales se tiene que acudir a la edición francesa de Gallimard, aunque en internet se pueden encontrar algunas buenas traducciones al castellano.

“Le vent qui roule un coeur”.

Arriba