×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

JEFF ROSENSTOCK POST-

Polyvinyl
JEFF ROSENSTOCK, POST-
 

El largo camino que lleva labrado en la escena estadounidense y las afinidades que su punk efervescente comparte con grupos celebrados por estos lares como Los Campesinos!, Titus Andronicus o Car Seat Headrest deberían propulsar el renombre de Jeff Rosenstock hasta este lado del charco. “POST-” marca el acicate perfecto para ello, mostrándolo empeñado en estirar los límites del power pop y en guiar el género por los procelosos terrenos del progresivo. Las aspiraciones estructurales del álbum son de mayor calado que las del despendolado “WORRY.” (2016), y destacan en particular las espectaculares “USA” y “Let Them Win”que se extienden más allá de los siete y once minutos, respectivamente, y que están desmembradas en varias secciones de dream pop, rock espacial y drones electrónicos

Rosenstock regurgita una bilis que alterna la crítica a las grietas del sistema con las ansiedades personales. Los pasajes más locuaces funcionan de manera reversible: “Yr Throat” (con su mención a la ELO) y “Powerlessness” (a base de fraseos espásticos a lo The Mopeds) pueden leerse como reflexiones sobre el éxito o como encubiertos comentarios políticos. Las baladas, por su parte, se airean con pasión y detallismo sonoro (“TV Stars”, “9/10”), mientras que los cortes más ceñidos a esquemas ortodoxos de canción punk-rock se divierten tuteando a los Ramones (“Beating My Head Against A Wall”) o aullando melodías que recuerdan a los Pixies (“All This Useless Energy”). En resumen, un acerado alegato sobre la dificultad de dialogar razonadamente, con tus semejantes o contigo mismo.

“Let Them Win”.

Arriba