×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2015)

JLIN Dark Energy

Planet Mu
JLIN, Dark Energy
 

Solo dos temas en el segundo y mítico recopilatorio “Bangs And Works” (2011) de Mike Paradinas –una de las primeras y fundamentales biblias del footwork– fueron suficientes para que el nombre de Jlin quedara ya marcado en la memoria de los que siempre andan buscando sangre nueva. Luego vinieron algunos, pocos, tracks guadianescos en su Soundcloud. Y mucho silencio. Mientras ella callaba, los demás (RP Boo, Traxman y, por supuesto, DJ Rashad) iban sacando material sin parar, entroncando perfectamente con la rapidez propia del género. ¿A qué esperaba Jlin? Pues ahora lo sabemos: a ensamblar las piezas de un álbum que es ya un hito en el espectro del footwork, el juke y la electrónica a 160bpms.

Y lo es por varias razones: primero, básico, porque la productora de Gary, Indiana (lugar natal de Michael Jackson), prescinde de samples en la estructura rítmica, limitando su uso a puntuales fogonazos vocales. Un detalle importante, sin duda, y más teniendo en cuenta el habitual sampleo indiscriminado del footwork de clásicos soul, funk y rhythm’n’blues, pero que se quedaría en simple curiosidad si no fuera por la potencia, la complejidad y la exuberancia de ritmos, sonidos y texturas que pueblan “Dark Energy”. Los pianos y los violines de “Black Ballet” ya avisan de lo que vendrá a continuación: música infecciosa, nueva, extraña, oscura y fascinante, que amplía considerablemente la resonancia de un género que parecía iba a ser flor de un día y ya lleva varios años empujando la electrónica hacia el futuro.

“Black Ballet”.

Arriba