×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2015)

JOAN MIQUEL OLIVER Pegasus

Sony
JOAN MIQUEL OLIVER, Pegasus
 

Confirmada la disolución de Antònia Font, el tercer largo en solitario de Joan Miquel Oliver –antes llegaron “Surfistes en càmera lenta” (2005) y “Bombón mallorquín” (2009)– se puede considerar el más Joan Miquel Oliver de todos. Él se ha encargado de tocar todos los instrumentos y de la producción, con la única ayuda de Quimi Portet en las mezclas. El universo personal del músico y poeta balear ya es sobradamente conocido, pero no por ello menos fascinante. Este “Pegasus” es una maravillosa colección de canciones que arranca a voz y silbido con la placidez oceánica (cita a El Cigala en la radio incluida) de “Marès a radial” y desemboca en la melancolía cósmica de “Mil bilions en estrelletes” (puede que nunca antes un conjunto de diminutivos haya rimado tan bien en una canción pop).

Inventa términos como “trastopoeme” al mismo tiempo que habla de guiris borrachas (“Pegasus”) o establece juegos poéticos de canción inteligente falsamente infantil (“Fèmurs”). Las personas, las cosas y, sobre todo, la naturaleza conviven en esa ínsula onírica, entre sintetizadores gloriosos y ritmos andinos, mirando hacia el firmamento con nostalgia, buscando rayos de sol entre el polvo galáctico. “Orthopedic Ragtime” y “Ecos d’ambulàncies” se pegan como el calor húmedo, pero la gran cima del disco es “Flors de cactus”, de letra inquietante y ritmo in crescendo hasta encontrar un final desesperadamente glorioso.

“Flors de cactus”.

Arriba