×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2009)

JOE CREPÚSCULO Chill Out

Discotéca Océano

Por Pablo Gil

JOE CREPÚSCULO, Chill Out
 

La gracia de Joe Crepúsculo es que desde una estética descacharrada hace pop radiante y festivo: temazos, por usar su pimpante terminología. Revelador en “Escuela de zebras”, dominador en “Supercrepus” (ambos publicados en Producciones Doradas en 2008), el verbenero teclista y perturbador cantante barcelonés intenta ofrecer una especie de sonido profesional en su tercer álbum en año y medio; aquí el pop adquiere un aspecto tan inocente, tan ambicioso, que no parece albergar rastro de ironía. Y eso resulta raro. O redobla la ambigüedad, según se mire, porque al final ni los solos limpios de guitarra, ni las españoladas, ni los coros Kiss FM, ni los fade out, ni los ritmos de karaoke, ni la filosofía barata de las letras evitan el contraste entre lo impecable y lo cutrelux, entre la candidez y lo siniestro: todo sigue siendo muyyy de la movida, aunque con más poderío compositivo que actitud.

Con mucha gente dudando –¿es pop arty que podría ser masivo o un siniestro que querría ser gigante y sencillamente le falta el presupuesto adecuado?–, “Chill Out” (2009) es inferior a “Supercrepus”, pero desafía más que ninguno de sus discos en cuanto a posmodernidad (pretendida o no). Canciones maravillosas, interpretaciones bizarras y sonidos horteras. Hace falta valor.

“Ritmo mágico”.

Arriba