×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2008)

JOE CREPÚSCULO Supercrepus

Producciones Doradas
JOE CREPÚSCULO, Supercrepus
 

El teclista de Tarántula se destapó con un par de discos sorprendentes en 2008: “Escuela de zebras” y este “Supercrepus” que fue designado mejor álbum español del año en Rockdelux 269. Supuesta obra conceptual sobre canciones de amor, “Supercrepus” fue la confirmación de un talento enorme capaz de facturar temas pop con una facilidad asombrosa. Se rodeó de amigos y nuevos valores (David Rodríguez, Daniel Descabello, Thelemático Rosa, Internet2, Jordi Irizar, La Bien Querida, Elsa de Alfonso...) y avisó de que lo suyo, aunque pareciese broma, iba en serio. David Morán bendijo su pop-rock-danza con esta crítica.

Era tan sencillo como esto: una ducha rápida, una limpieza al piso para meter la mugre grasienta de Tarántula bajo la alfombra y, tatatachán, con ustedes un soberbio compositor de canciones pop. Exageremos: Joe Crepúsculo es nuestro Stephin Merritt en miniatura, un maestro chatarrero que corre más deprisa que sus canciones –“Escuela de zebras” (2008), su debut en solitario, apareció hace un suspiro– y recicla escombros de los años ochenta para transformarlos en portentosos temas de pop naíf que se retuercen como plantas en busca de sol. No se dejen engañar por esa aparente desgana vocal y ese característico deje anestesiado con que el barcelonés amortigua amoríos y pasiones desafectadas en “Baraja de cuchillos” y “Amor congelado”: esto, con sus teclados de baratillo y su cacharrería sabiamente reutilizada, es una churrería de himnos del subsuelo que gravitan en torno a un “Ama y haz lo que quieras” convertido en lo más parecido a un grito de guerra.

Algo menos circense y destartalado que su anterior (y celebrado) trabajo, “Supercrepus” se arrima con gracejo al pop electrónico doméstico, rebobina hasta mediados de los ochenta para eliminar cualquier resto de naftalina –de ahí surge la insólita versión de “No me acostumbro” de El Último de la Fila– y se desliza por el tobogán de las grandes canciones de acción inmediata como “Vente conmigo” y “Espada de Damocles” de la mano de un Calamaro pubescente y acompañado por Thelemático Rosa, El Ortiga, Daniel Descabello (Tarántula), Elsa de Alfonso (No Band In Berlin), Internet2 y David Rodríguez (Beef, La Estrella de David), entre otros.

“Amar en tiempos de democracia”.

Arriba