×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2017)

JOE KING KOLOGBO & THE HIGH GRACE Sugar Daddy

Strut-!K7-Popstock!
JOE KING KOLOGBO & THE HIGH GRACE, Sugar Daddy
 

Este disco de Joe King Kologbo & The High Grace, que ahora se reedita por primera vez, ya merece la pena solo por la impagable portada –“Miami Vice” a la nigeriana– y por el tema que le da título y que llenaba toda la cara A del vinilo original (Electromat Records): más de un cuarto de hora de puro éxtasis y felicidad bailable –nada de frenesí: placidez absoluta– entre el highlife africano (la guitarra del propio Kologbo, los metales, esos coros femeninos absolutamente deliciosos) y el disco-funk internacional de la época (ese solo de piano eléctrico saturado de efectos, ese sintetizador espacial sobrevolándolo todo, la percusión, el charles omnipresente...) que lo tiene todo y al que no le falta de nada. Increíble la sintonía con clásicos del maestro Gainsbourg como “Pauvre Lola” o “Couleur café”, pero, sobre todo “Sea, Sex & Sun” y hasta “Histoire de Melody Nelson”. A su manera, y por lo menos a nivel musical, “Sugar Daddy” (1980) también cuenta una historia, con su planteamiento, su nudo y su desenlace, aunque tenga una estructura en espiral que se repite hasta el infinito, a la que se van añadiendo, alternando u omitiendo elementos para mantener al oyente atento a lo que ocurre dentro de su cabeza. El tantas veces soñado y tan lejano paraíso, al alcance de tu mano (y de tus pies).

Las otras dos canciones del álbum siguen la tónica playera y relajada pero se ajustan más al patrón del highlife y no tienen esa magia especial de la titular, aunque ejercen de dignísimo complemento. En “Come Back Lina” el rey Joe suplica la vuelta de su añorado amor, y el sugerente título de la que cierra el disco –“All Fingers Are Not Equal”– habla por sí solo y está abierto a todo tipo de interpretaciones. Toda una delicia tropical que te ayudará a soportar el crudo invierno: el verano siempre termina llegando, al fin y al cabo.

“Sugar Daddy”.

Arriba