×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2007)

JÓHANN JÓHANNSSON Englabörn

4AD-Popstock!
JÓHANN JÓHANNSSON, Englabörn
 

A ratos, la discreta “Obsesión (Wicker Park)” (Paul McGuigan, 2004) parecía una buena película, un remake a la altura del original galo “Flash-back (El apartamento)” (Gilles Mimouni, 1997). Solo era una ilusión creada por la música del islandés Jóhann Jóhannsson: hasta tres extractos de su álbum “Englabörn” (2002) –“Sálfrædingur”, “Ég átti gráa æsku” y la convenientemente trágica “Ég sleppi pér aldrei”– dotaban a aquel thriller enrevesado de la profundidad y la intensidad que el actor Josh Hartnett no podía darle. En 2004 Jóhansson compuso una banda sonora original –la de la comedia “Dís” (Silja Hauksdóttir)–, pero debería prodigarse más al respecto.

Editado originalmente en Touch y lejos de circulación desde hace tiempo, “Englabörn”, debut en solitario del compositor, resucitó en 2007 de la mano de su nuevo sello 4AD –en 2006 editó su primer álbum para Ivo Watts-Russell: “IBM 1401, A User’s Manual”– en una versión idéntica a la original, sin retoques ni añadidos; solo cambió el logo, la marca. Tampoco hacía falta sumarle nada: tal y como estaba, esta pequeña sinfonía creada originalmente para una obra teatral y retocada electrónicamente para CD es una locura. Dieciséis intensas piezas para cuarteto de cuerda, glockenspiel, percusión y teclados que seducen con una gracia sencilla y una emoción pura más cercana a Ennio Morricone que a cualquier autor de música contemporánea. Según cuenta Jóhansson, mucha gente que vio la obra le paró en la calle para agradecerle esa música con un abrazo. Extraño pero comprensible.

“Odi Et Amo”.

Arriba