USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

BOX SET (2009)

JOHN COLTRANE Side Steps

Prestige-Universal
JOHN COLTRANE, Side Steps
 

“Side Steps” (2009), grabaciones entre 1956 y 1958, es el tercero (y último) de una serie de cofres que recogen todo lo que John Coltrane grabó para el sello Prestige. Un apabullante festín del mejor jazz que preparaba el camino para el “renacimiento espiritual” que marcó la última etapa del músico de Carolina del Norte. Coltrane, fallecido el 17 de julio de 1967 con 40 años, dejó para la posteridad uno de los legados más ricos e inspiradores de toda la música del siglo XX. Estos cinco CDs son una pequeña muestra.

El plan editorial se cierra y los cinco CDs del tercer y último cofre con las grabaciones de John Coltrane (1926-1967) para Prestige Records permiten redondear el análisis de la obra inicial del coloso de Carolina del Norte, agrupada, en este caso, en un bloque de registros fechados entre el 7 de mayo de 1956 y el 3 de enero de 1958 siempre bajo la dirección de otros músicos. Un criterio más secundario que los manejados en  las precedentes cajas “Fearless Leader” (2006) –sesiones como líder– e “Interplay” (2007) –colíder–, aunque igualmente esclarecedor a la hora de fijar los cimientos de una personalidad creativa apabullante en el camino de un “despertar espiritual” y un reconocimiento crítico que solventara, de paso, la inseguridad económica de aquellos primeros, y todavía discutidos, años como profesional.

Los doce álbumes aquí remasterizados e incluidos, completa o parcialmente y en secuencia de cuarenta y tres cortes casi totalmente cronológica, llegaron en su momento a las tiendas bajo el liderazgo de colegas como Elmo Hope, Sonny Rollins, Tadd Dameron, Mal Waldron, Red Garland, Gene Ammons y Ray Draper, por más que la presencia de Coltrane terminara, a la postre, restándoles protagonismo. Las grabaciones fueron producto de una etapa de hiperactividad, incentivada por la dirección del sello discográfico y canalizada a través de desenvueltas blowing sessions sin apenas disposiciones previas. El intensivo plan deparó un vertiginoso crecimiento en el discurso y sonoridad del saxofonista, aunque, a veces, la observancia de una gestión ajena, el improvisado contexto o su propio estado de ánimo jugaran como factor de dispersión tendente a cierto automatismo, en especial en las tomas previas a mayo de 1957, cuando aún no había abandonado la enredadera de las drogas.

El balance general es, no obstante, considerable e incluso sobresaliente en episodios como “Tenor Madness” (1956) de Rollins (el diálogo con otro gigante del tenor, a la vez que influencia, y único corte de ese álbum en el que Trane participa) o en algunos discos de Waldron –“Mal/2”– o Garland, su mentor en Prestige, de la solvencia de “Soul Junction” o “High Pressure” (todos de 1957). Hard bop consistente, poco indagador aunque engrasado por un repertorio que cruza composiciones de los cabezas de cartel con firmas clásicas –Gershwin, Cole Porter o Ellington – o con padres del be bop como Charlie Parker y Dizzy Gillespie. Quedan fuera los temas grabados en este período por Coltrane como miembro del quinteto de Miles Davis, también para Prestige, o junto a Thelonious Monk con la etiqueta Riverside. Decisivas asociaciones documentadas ya en otras compilaciones.

El formato, análogo al de los dos anteriores cofres, se completa con el habitual libreto ilustrado de setenta y dos páginas con datos y portadas discográficas más un ensayo de Ashley Kahn y una entrevista con el fundador de Prestige, Bob Weinstock. El mismo que, en noviembre de 1955, cuando escuchó a Coltrane por primera vez no pudo evitar pensar: “Aquí tenemos al nuevo Bird”. Muy corto se quedó.

Tadd Dameron with John Coltrane: “Soultrane”.

Arriba