USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

JOHN MAUS We Must Become The Pitiless Censors Of Ourselves

Upset! The Rhythm-Popstock!
JOHN MAUS, We Must Become The Pitiless Censors Of Ourselves
 

Debemos convertirnos sin piedad en nuestros propios censores. Así presenta su tercer disco John Maus, profesor de filosofía en Hawái y músico capaz de sostener a la vez diferentes personajes. Viajero por el tiempo con la misión de afanar melodías tecno-pop. Visionario que se sirve de la exageración para marcar territorio. Agitador conceptual empeñado en quemar los manuales del buen gusto y a su vez diseñar otro que se sustente en alterar el contexto. Músico de voz monacal que traslada ecos de una antigua superioridad espiritual a la soledad tecnológica del momento actual.

“We Must Become The Pitiless Censors Of Ourselves” es su disco más accesible, el menos encrespado y disperso. Colaborador de Animal Collective y Ariel Pink, su misión nada tiene que ver con el rescate como revival de lo vivido. Maus destripa antiguos sintetizadores y melodías de un contexto muy concreto para proclamar una nueva estética: convulsa, engañosa y para nada feísta. Porque derivar el talento de Maus hacia la melodía sintética de los ochenta es más un error de bulto que una construcción simplista.

En su núcleo hay sedimentos barrocos, una religiosidad laica pivotada sobre la obsesión de un enunciado o una simple idea abstracta. Las canciones se ofrecen a pecho descubierto, con una personalidad tan apabullante que no requieren consenso para consagrar a su autor como una de las mejores noticias llegadas del underground en los últimos cinco años. Maus conoce el secreto de Bach y sufre la patología de Suicide. Así se construye la monumental “Believer”, que cierra el disco con una nueva patada a los ochenta expoliados. Entonces el hit era el comienzo del disco, no el letrero que anuncia el fin.

“Believer”.

Arriba